Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

A un punto lejano (elegía)

A veces me parecía que bastaba con querer parar el tiempo para lograrlo y me culpaba por no haberlo hecho antes, cuando aún se podía. ¿Cuando aún se podía? ¿Cuándo? ¿Se podía? Pero el tiempo iba tan rápido y mi voluntad era tan lenta en sus decisiones... ¿Cómo saber además en qué punto, en qué inflexión, en qué intersticio las cosas habían empezado a cambiar? ¿Acaso no están cambiando todo el tiempo? La Tierra rota -¡Rota, sin remedio, destruida!- alrededor del sol, que vuelve -¡Volvía!- a salir cada mañana, la primavera llega una vez más y nos recrea la sensación de vivir eternamente un año y otro más. Pero esta primavera no es igual que la anterior. Aunque no queramos admitirlo, envejecemos. Y sobre todo, la Tierra se traslada en el espacio, viaja distancias infinitas, nunca jamás pasaremos por este mismo punto por el que ahora pasamos. Pasábamos . Pasábamos, dices bien. ¡Cuánta vanidad había en quejarse como nos quejábamos! De la lluvia, del calor, de los mosquitos, del hielo, de

Entradas más recientes

Úrsula urde una trama

Una cana al aire

Origen de la palabra «nómada»

Moscas inmortales

Articulaciones

La cebella

Demasiado profundo

Nadie sabe lo que puede un cuerpo

Ahora hablo yo -décima parte-

Primero de mayo